ESCENARIOS PROBABLES RUMBO A LOS COMICIOS DE 2021

ANÁLISIS
Por Rodrigo de León Rosales
A 30 de marzo de 2021

A finales del presente año, concretamente en octubre (es decir dentro de seis meses) habrá iniciado formalmente el período electoral rumbo a los comicios del 4 de julio de 2021.

Los morelenses comenzaremos a ver el movimiento de todos los partidos políticos, sobre todo entre los que actualmente son opositores al grupo gobernante en Morelos, hoy dominado por el Partido Encuentro Social (PES), cuyo presidente a nivel estatal es el diputado federal Jorge Argüelles Victorero, quien muchas veces ha sido mencionado como prospecto a sustituir al gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo, ya sea sobre un escenario catastrófico (en caso de renuncia del mandatario) o en la renovación institucional de 2024. Algunos observadores proyectan al mismo legislador hacia otro contexto probable: buscar la reelección o la presidencia municipal de Cuernavaca. Habrá que esperar el desarrollo de los acontecimientos para después opinar.

Es importante recordar que durante el siguiente periodo electoral participarán todos los partidos registrados ante el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (Impepac) y que son 11, incluido el ya mencionado PES, a los cuales habrían de agregarse al menos nueve más, cuyo registro se encuentra sujeto a evaluación en el mismo Impepac. La abundancia de organizaciones políticas complicará la promoción del voto y el resultado será una enorme confusión entre el electorado, pues no sabrá ni a quién irle. Es previsible el abstencionismo y el predominio de los institutos políticos que más recursos tengan. Al PES, por lo tanto, se le sumará Morena; ambos dispondrán de cuantiosos fondos para solventar campañas.

ESCENARIOS DE INGOBERNABILIDAD

Conforme se acerca la etapa preelectoral también aparece la necesidad de referirse a tópicos de gobernabilidad o, en su caso, de la ingobernabilidad que podría surgir durante la siguiente alternancia en el poder a nivel municipal y el Congreso local, si no hay acuerdos entre el partido y grupo gobernante con los representantes de todas las fuerzas políticas y sociales. El escenario realista será de enfrentamiento, debido a la polarización social y política generada hasta ahora por el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo, quien no ha asumido una actitud democrática, sino más bien soberbia y de frecuentes conflictos con propios y extraños.

Tocante a la gobernabilidad y su preservación durante la etapa venidera es importante analizar los siguientes tres principales elementos que la sustentan:

1.- La virtud y la tradición de la “razón de estado”, la cual pone énfasis en la eficacia/eficiencia del poder político y de la gestión gubernamental.

2.- La legitimidad y el buen gobierno, vinculados a la obligación gubernamental de proveer bienestar general.

3.- Y gobernabilidad con estabilidad, es decir la capacidad de adaptación y flexibilidad institucional respecto de los cambios en su entorno.

Aplicando lo anterior al caso Morelos, del tercer factor depende la capacidad gubernamental para durar en el tiempo. Sin embargo, al gobernador Blanco se le va el tiempo, sin haber modificado hasta ahora su obcecación por ver aniquilados a los contrarios, lo cual se le revertirá de diferentes maneras conforme le aparezcan contrapesos.

Vulnerabilidades durante los próximos meses

1.- Descontrol de la violencia, demostrado por vaivenes en la eficacia gubernamental para controlar la violencia criminal y social, que detona una crisis de legitimidad en el uso de los instrumentos coercitivos del gobierno, descalificados ya por la ciudadanía.

2.- La cultura de la ilegalidad imperante en los órganos jurisdiccionales donde la justicia se sigue vendiendo al mejor postor, con ciudadanos que no creen en las leyes.

3.- La erosión de la figura del gobernador, quien continúa inmerso en conflictos.

4.- Ausencia de acuerdos fundamentales para evitar disputas sobre el modelo de desarrollo que Morelos debe asumir.

5.- Una burocracia asfixiante, sin compromisos para garantizar la continuidad, la estabilidad y la operatividad del gobierno.

6.- Y la desigualdad, que subsiste en muchas regiones morelenses, convirtiendo a Morelos en un Estado precario, que no podrá despegar duraderamente, siendo vulnerable ante sus propias inercias y rezagos.

------------
loading...

(Visited 60 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook