Hugo Eric Flores rompe récord de estancia en Morelos: ya no viene una, sino dos veces al mes

ANÁLISIS
Guillermo Cinta Flores
Diciembre 2 de 2019

El nombre de Hugo Eric Flores Cervantes no significaba nada para los morelenses antes de que, en su carácter de presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Encuentro Social, fundado desde Hidalgo bajo los auspicios del priísta Miguel Ángel Osorio Chong siendo gobernador de aquella entidad en el periodo 2005-2011, se aliara en 2018 con los partidos del Trabajo, Movimiento Ciudadano y Morena en la coalición Juntos Haremos Historia para apoyar la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador.

Poco a poco, Hugo Eric Flores fue proyectándose en Morelos como el “prohombre” de la política nacional, básicamente tras haber logrado que López Obrador optara por Cuauhtémoc Blanco Bravo, de reciente registro en el Partido Encuentro Social, para ser candidato de la misma coalición Juntos Haremos Historia a gobernador de Morelos, y no por Rabindranath Salazar, quien en un principio, luego de haber aceptado estoicamente la voluntad de López Obrador en alianza con Hugo Eric Flores, fuera anunciado como súper delegado de programas federales de bienestar en nuestro estado, de donde también fue desplazado por Flores Cervantes. Rabín Salazar fue recompensado como director del Banco del Bienestar, antes Bansefi.

Inmerso aún en la vorágine jurídica que envolvió al Partido Encuentro Social tras no haber alcanzado el porcentaje de votación el 1 de julio de 2018 para mantener su registro nacional, mismo que finalmente perdió, Hugo Eric Flores pretendió presentarse desde Morelos hacia la presidencia de la República como el súper delegado federal con poderes plenipotenciarios concedidos por López Obrador, lo cual no es del todo así.

Teóricamente es quien controla las alrededor de 50 representaciones del gobierno federal existentes en Morelos, cuando ni siquiera puede con la otrora Secretaría de Desarrollo Social, hoy llamada Secretaría de Bienestar, cuya estructura orgánica está convertida en un auténtico berenjenal, en perjuicio de miles y miles de morelenses antes beneficiados con programas sociales. El desorden es la constante en esa entidad pública. Y lo mismo se repite en todo el sector federal, con excepciones en el ISSSTE, el Seguro Social y la Secretaría de Relaciones Exteriores, donde no pueden darse el lujo de la improvisación o el caos.

Hugo Eric Flores buscó apoderarse de las instalaciones de la Sedesol, situadas en la colonia Buena Vista de Cuernavaca, donde quiso generar una ínsula de poder personal, acotada desde la Presidencia de la República mediante la figura de seis delegados regionales, que son quienes en realidad están sacando el poco trabajo adelante. Dícese que todos tienen el sello morenista.

La mera verdad, es que Hugo Eric Flores ni siquiera se aparece por ahí.

Viene de vez en cuando. Antes estaba ahí una vez al mes, pero ese récord ya lo superó, pues ahora se aparece dos veces cada 30 días.

Al frente de los delegados regionales se encuentra el morelense Sergio Pérez Flores, quien conoce a la perfección nuestra entidad, asignado a la región metropolitana de Cuernavaca, teniendo liderazgo sobre sus cinco homólogos distribuidos en otras zonas morelenses. Los demás delegados regionales son Javier Rabadán Calderón, Oscar García Mejía, Eustolio Pani Barragán, Beatriz Rodríguez Guadarrama y Herlinda Jiménez Olivares. Su función es supervisada por Presidencia de la República, no por Hugo Eric.

Todos a su vez son apoyados por alrededor de 200 Servidores de la Nación, figura de otros enviados del gobierno federal para diseminarse en Morelos con varios objetivos, entre ellos el de levantar censos de beneficiarios de los programas sociales antes a cargo de la Sedesol. El problema es que los mentados censos marchan a paso de tortuga, en perjuicio de ciudadanos con fuertes necesidades de subsistencia. La inmensa mayoría tiene problemas para recibir sus emolumentos.

Una premisa que debió prevalecer en la Secretaría de Bienestar fue la austeridad republicana, la cual es una auténtica falacia.

El despilfarro es la realidad, pues Flores Cervantes tiene a su disposición vehículos, choferes, guardaespaldas y personal de muchísima confianza.

Cuando Hugo Eric se aparece en su oficina, lo hace al filo del mediodía y se retira a las 3 de la tarde para ya no volver en días. La simulación es su principal característica.

Se da el lujo de citar hasta a diputados locales dizque para atender sus gestiones, pero los ha dejado plantados en más de una ocasión. Imaginen lo que ocurre cuando un simple mortal, por ejemplo alguno de los beneficiados con el programa 68 y más, le solicita audiencia. Nunca se la concede.

Pero no solo en la Secretaría del Bienestar practica la simulación Don Flores Cervantes, sino también en los esquemas de seguridad pública, tema en el cual más de una vez ha demostrado que esa un auténtico ignorante. Pero eso sí: con el gobernador Cuauhtémoc Blanco ya está sirviendo como mediador para que ciertos empresarios puedan cobrar antiguas facturas… recibiendo ambos sustanciales comisiones.

------------
loading...

(Visited 46 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook