Víctima del asalto al restaurante “La Palapa” describe los minutos de miedo, impotencia y coraje que ahí vivió

Efectivamente. Tres hombres armados que viajaban en dos taxis asaltaron el miércoles 23 del mes en curso el restaurante “La Palapa”, ubicado en el poblado de Ocotepec, al norte de Cuernavaca.

Los delincuentes, a punta de pistola, obligaron a los comensales y empleados a tirarse al piso para despojarlos de su dinero y teléfonos celulares.

Los clientes que se encontraban en el lugar refirieron que un empleado recibió un cachazo y la policía tardó 47 minutos en llegar y la ambulancia una hora.

LA FISCALÍA, SIN RECURSOS PARA INVESTIGACIONES

Al respecto, el fiscal Uriel Carmona Gándara sostuvo que los asaltos a restaurantes y tiendas departamentales son protagonizados por integrantes de grupos delictivos.

Señaló que en muchas ocasiones, estos delitos no son denunciados por lo que no se puede actuar. Recordó que con el sistema actual cuando no hay una detención en flagrancia se tiene que investigar antes de poder realizar una detención, por lo que dar resultados toma tiempo.

Aclaró que también en varios casos, la fiscalía no tiene ni los recursos para hacer los levantamientos de los cuerpos, incluso, en ocasiones, sólo una ambulancia del Servicio Médico Forense sirve.

Consideró que las protestas por la inseguridad son respetadas porque, como ciudadanos, estos hechos también afectan.

NUNCA LLEGUE A PENSAR QUE ESCRIBIRÍA ESTAS LÍNEAS

El colega comunicador Alberto Mojica Nava fue una de las víctimas de este asalto a mano armada.

En su cuenta de Facebook escribió lo siguiente, que GC Noticias transcribe de manera íntegra.

“Hoy me tocó, viví la acción de la delincuencia en carne propia. Estábamos almorzando en un restaurante de la zona de Ocotepec, Morelos, al filo de las 10 de la mañana; recién terminamos y platicando con Don Martín, dueño de La Palapa, cuando de pronto entraron tres sujetos con pistola en mano amenazando a todo mundo, quitando carteras, celulares, relojes y todo lo de valor, a punta de pistola sometieron a todos: cocineros, meseros, comensales, a un empleado le dieron un cachazo, la policía tardo 47 minutos en llegar, la ambulancia tardó una hora con 23 minutos en hacerlo, y el herido desangrándose. ¿En medio de dónde estamos? En la podredumbre de un estado, Morelos, que cada día es totalmente intransitable, a merced de la delincuencia; sin vigilancia, la seguridad brilla por su ausencia. Me duele, porque aunque soy guerrerense del meritito Teloloapan, de corazón soy morelense.”

------------
loading...

(Visited 440 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook