Don Lupe, el testigo de las colas de víbora

Se trata de una creencia de energías naturales que en los pueblos narran

Martes 28 de julio de 2020

Por Malinalli

En alguna ocasión hemos escuchado hablar sobre la famosa coatl (cola de víbora). En algunos pueblos se les denomina así a las tormentas que traen consigo nubes negras, granizo, truenos, rayos y viento intenso.

En el poblado de Ocotepec, ubicado al norte de Cuernavaca, vive don Guadalupe Bizarro, mejor conocido como don Chalupa, quien es originario de dicha comunidad y una de las pocas personas que aún siembran.

El señor Marcial Ballastra relató que hace unos meses don Lupe, quien regresaba  con su burro de los pocos pastizales que sobreviven en esta época, se sentó en las escaleras de su negocio y platicaron sobre la famosa cola de víbora.

“Antes se oscurecía más temprano en el mes de septiembre, porque eran más fuertes las lluvias, y caían colas de víbora”, dijo don Lupe quien al mismo tiempo aseguró que en este mes caerían las últimas lluvias del periodo.

Marcial platicó  que en una ocasión hace había  escuchado cantar al chapulín grande y verde, “ese animalito marca el fin de temporada de lluvias,” por lo que don Lupe dijo que antes caían colas de víboras, pero que el pueblo de Ocotepec tiene cuatro pozos que protege a la comunidad de las fuertes tempestades.

“Uno está a un lado del pozo de agua del barrio Tlacopa (capilla de los Ramos) en el paraje Tlalmantli (lugar plano), otro en el paraje llamado Olac (junto a la barranca), ahí había un pozo que la gente del pueblo rascó, pensando que encontrarían agua, y al no hallarla, lo dejaron abierto , el otro se encuentra en la barranca de Texcaltepec (cerro de las piedras), y el último en el paraje Copalera (lugar de los copales).

Con la  mirada seria y un poco preocupado don Lupe dijo que fue testigo de cómo salió una energía natural de uno los cuatro pozos antes mencionados, “hacen grandes estallidos, uno después del otro hasta completar cuatro estruendos, estos rompen las fuertes tempestades (cola de víbora), que pudiera hacer daño al pueblo de Ocotepec.

También recordaron que en el año de 1986, en el mes de septiembre, los cuatro pozos de energía, no pudieron contener la cola de víbora, “pasó sobre el pueblo alrededor de las 20:00 horas, la gente se asustó porque los techos de las casas y las calles estaban tapizadas como si hubiese caído una nevada, y ese hielo tardo más de tres días  en desaparecer debido a la gran cantidad de granizo que cayó”.

Platicas más, platicas menos, don Lupe tomó su sombrero y su lazo para despedirse, diciendo que ya tenía hambre y que iría a comer y Marcial quien se encontraba en su hogar contestó “Tlazocamati (gracias) Amoxtla (hasta mañana)”.

Dato:

El término “paraje” se utiliza en los pueblos para denominar un punto geográfico.

De acuerdo con el coordinador estatal de Protección Civil, Enrique Clement Gallardo, en el estado de Morelos son alrededor de 160 puntos de riesgo que surgen en temporada de lluvias.

Son 70 albergues los que están destinados para emergencias por lluvias.

------------
loading...

(Visited 55 times, 1 visits today)