El diario de Ana Frank es publicado en su versión original

El diario de Ana Frank es uno de los documentos históricamente más famosos de la época de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto.

Recientemente, el diario fue publicado en su versión original completa, por primera vez, sin las correcciones que en su momento hizo su padre, a quien le dejó el diario, antes de ser capturada por las fuerzas del Ejército Nazi.

La Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró el diario de Ana Frank como patrimonio de la humanidad.

Ana murió en el año 1945, tenía 15 años, en el campo de concentración de Bergen-Belsen y dejó dos versiones de su diario a su padre, Otto Frank, quien fue el único que sobrevivió de su familia.

El diario de Ana Frank es publicado en su versión original Foto: AP
La primera versión, la cual es conocida como la “Versión A”, fue escrita de manera espontánea, mientras ella y su familia se encontraban escondidos de las corporaciones Nazis en el patio trasero de su casa en Amsterdam.

Después de escuchar por la radio sobre un llamamiento a documentar el sufrimiento de los judíos holandeses, Ana Frank reescribió su libro con la esperanza de publicar el texto cuando terminara la guerra. Y esto dio como resultado el texto, conocido como la “Versión B”.

En ese tiempo Ana soñaba con ser una famosa escritora y también pensaba en publicar su diario bajo el título de “la casa de atrás”.

Tras la guerra y la muerte de Ana y su familia, su padre preparó la tercera versión, donde eliminó partes que tenían que ver con las crisis típicas de la pubertad.

Hoy en la actualizadad, después de tanto tiempo, la nueva edición incluye tanto la versión “A” como la “B”.

El diario de Ana Frank es publicado en su versión original Foto: AP
El diario comenzó el 12 de junio de 1942, cuando Ana Frank cumplió 13 años de edad.

En una parte del libro se cita: “Espero poder confiarte todo lo que no he podido confiarle a nadie”.

La última entrada es el 1 de agosto de 1944, tres días antes de que los nazis encontraran a Ana y a su familia y los detuvieran junto a otros judíos.

El diario se quedó en Amsterdam y fue cuidado por dos empleados de Otto Frank, padre de Ana, quienes le entregaron las anotaciones al terminar la guerra.

DEBATE

loading...

(Visited 14 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook