ALEJANDRO VERA COSECHA LO QUE SEMBRÓ…

POR LA LIBRE
Ignacio Cortés Morales

1.- Alejandro Vera tuvo sus años de gloria; si no hubiera desviado la línea, sería punto de referencia y resulta que perdió el amparo, con lo que se pudiera dar un asunto que no es sólo vergonzoso, sino que pudiera llegar a consecuencias legales imprevisibles. Bien.

Vera podría ser la figura más respetable en el estado; hasta senador, y con futuro claro para ocupar la gubernatura, pero su indecisión y un presunto delito lo hundieron; ahora tendrá que responder en los tribunales, lo que es positivo, pero, subrayo, pase lo que pase, la duda queda ahí y será difícil que se levante el ex rector de la universidad.

Vera tuvo intervención social trascendente en la entidad, estuvo no sólo cerca del caso de las fosas clandestinas, sino la defensa de la máxima Casa de Estudios y todo respaldo de los universitarios, pero se enfrascó en un pleito personal con Graco porque no supo manejar las cosas y se desgastó, se desbarrancó y está ahora en el descrédito.

El pleito con Graco no tuvo razón de ser; se pudo sostener la sana distancia sin tener la agresividad mutua, lo que ocasionó perjuicio a la comunidad universitaria; pero lo peor del caso, lo reitero, su indecisión, su falta de visión política y hasta sus fantasías, lo tienen en esta posición. Siempre hubo rumores sobre el dinero; ahora se tiene la posibilidad de limpiar la situación; que lo aclare el propio Alejandro Vera; lo deberá hacer y bajo juramento de decir verdad; dependerá del fiscal de presentar pruebas de las acusaciones, y entonces son ya varios los que están en capilla, lo que no debe alegrar a nadie, ni siquiera el que Ramírez pudiera ir a la cárcel; estas noticias serán de verdad lamentables; que alguien desvíe el sendero, que sea de moral distraída, es fatal.

Vera hiló traiciones, empezando a sí mismo, a la universidad, a los universitarios, a Morena, al Humanista, al Panal, a la verdad, y ahí las consecuencias que lo tienen en la posición más incómoda de su vida, al menos ante la opinión pública, lo que es delicado.

Su falta de visión política le impidió ligarse a Morena en aquel instante de firmas en el zócalo, pero sí estuvo en la toma de posesión del empleado de Amado Orihuela, Betico Martínez, y pese al impulso de Guillermo Ruvalcaba, quedó en el limbo, pese a que sí tuvo ante sí diputación federal y hasta senaduría, pero lo desdeñó por no entender nada.

Ahora tiene un cargo, pero, ¿qué ha hecho por él?, y la respuesta es nada, porque si lo hubiera hecho, si lo hubiera ennoblecido, ahora tendría la opinión pública de su lado y le respaldaría, pero no aparece por ningún lado más que ahora que le pusieron a un paso de la picota, ya sin amparo, y es grave que se sepa de un funcionario sólo cuando cae en desgracia, y es la situación directa de Alejandro Vera que acarició la gloria y ahora se encuentra en dificultades; es sencillo, cosecha lo que sembró: su indecisión y traiciones.

**********

2.- Al parecer se detuvo a quien le dio al presunto criminal del zócalo de la capital tlahuica, la pistola, pero no se sabe nada del celular que pudo revelar la existencia de quienes le ayudaron en este plan. Cuando lo arrestan, en el suelo está ese aparato.

**********

3.- ¿Se está cerrando el cerco contra Graco?. Si no cae Francisco Moreno, no habrá tal.

**********

4.- Ariadna Barrera se encumbró a la secretaría del congreso. Ahí la oportunidad, y será su trabajo el que haga valer el cargo. Que no se convierta en toma notas. Ahora a volar.

Con 15 votos a favor y 5 en contra, integrantes de la LIV Legislatura eligieron a la diputada Ariadna Barrera Vázquez como nueva secretaria de la Mesa Directiva del Congreso local. Tras la votación correspondiente mediante cédula, se determinó que fuera Barrera Vázquez quien ocupara el cargo. Al filo de las 15:30 horas, el presidente de la Mesa Directiva, Alfonso de Jesús Sotelo Martínez, le tomó la protesta de ley.

loading...

(Visited 95 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook