“AMILCINGAS” RECUERDAN A VINH FLORES CON BLOQUEOS Y PROTESTAS EN CUERNAVACA

ANÁLISIS
Por Arturo Buendía
Septiembre 10 de 2019

Hace 46 años, aproximadamente, nació la Escuela Normal Rural “Emiliano Zapata” de Amilcingo, una de las cuatro comunidades que integran el municipio de Temoac (las otras tres son la cabecera municipal, Popotlán y Huazulco).

Temoac nació hace 38 años, después de un movimiento social a cuya cabeza se colocó el profesor Vinh Flores Laureano, quien siete años antes impulsó la creación de dicho plantel.

Se trataba de un estimado maestro, arteramente asesinado durante el sexenio de Armando León Bejarano Valadez (gobernador de Morelos en el periodo 1976-1982) después de que los cuatro pueblos mencionados se escindieron de Zacualpan de Amilpas.

La crisis política y social se gestó a partir de un movimiento que buscaba mejores condiciones operativas al interior de la escuela normal de Amilcingo. Varias veces se tambaleó el “todopoderoso” gobernador Bejarano, y una de ellas quedó registrada para la posteridad en la región oriente de Morelos.

La franja oriental de nuestro estado tiene como característica el ser una zona rural con tradiciones de lucha política y con formas consolidadas de organización.

Ahí anduvieron en los años sesenta los integrantes de la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria de Guerrero, de Genaro Vázquez; ahí el maestro Vinh Flores luchó por la creación de la Normal Rural de Amilcingo y fue asesinado.

El maestro Vinh Flores Laureano nació el 18 de diciembre de 1946 en Amilcingo. En 1976, cuando tenía 30 años de edad, salió rumbo a Jonacatepec y nunca más se le volvió a ver con vida. Apareció muerto en un barranco entre los límites de Morelos y Puebla, cerca de la carretera Panamericana.

Algunos testigos de la época indican que Flores Laureano fue la primera de 21 víctimas que produjo el hecho de llevarle la contraria al presidente Gustavo Díaz Ordaz en 1969 y su decisión que cerró 16 de las 32 normales rurales existentes a nivel nacional.

Empero, el maestro Flores Laureano se colocó a la cabeza del movimiento que finalmente condujo a la fundación de la Normal Rural de Amilcingo y la construcción de un CBTA sobre la misma región. Finalmente su evidente liderazgo social y político le costó la vida.

Dícese que el operativo donde le arrebataron la vida fue dirigido por Apolo Bernabé Ríos (“El Polvorón”), durante muchos años agente de la Policía Judicial de Morelos, encargado del grupo de investigaciones políticas de la misma corporación, y quien murió víctima de diabetes en el Centro de Reinserción Social de Atlacholoaya, donde purgaba varias condenas por homicidio. Dicha persona trabajó en los sexenios de Bejarano y Riva Palacio.

Un blog de internet alusivo a la vida de Vinh Flores plasma lo siguiente: “Hoy todavía nos preguntamos extrañados cómo pudo una comunidad rural, de menos de mil habitantes, realizar la proeza de contrariar una directiva presidencial. La respuesta no es sencilla, pero creemos que el papel que jugó el joven Vinh fue fundamental. El gobierno también lo creyó y por eso quiso mostrar un castigo ejemplar cuando acribilló al joven luchador. Después de él le siguieron Benedicto Rosales, ayudante municipal y padre de familia, quien fue abatido entre sus dos hijas y su esposa cuando regresaba a casa. Los asesinos no se detuvieron ante nada ni nadie y en 1993 ya se podían contabilizar 21 víctimas del desacato”.

En varios municipios de la región oriente existe una cultura de las armas; infinidad de hombres andan armados. Hay muchos ex militares y ex policías que conservan sus armas y las utilizan. La gente es valiente y ve en la profesión de militar o policía un trabajo adecuado a sus necesidades y a su temperamento.

Infinidad de linchamientos tuvieron como escenario la zona referida. Zacualpan de Amilpas, Amilcingo, Jonacatepec, Chalcatzingo, Axochiapan, Hueyapan, Tepalcingo, Achichipico, etcétera; todas ellas, comunidades dispuestas a todo.

La historia de la Escuela Normal Rural “Emiliano Zapata” de Amilcingo es una cuya principal característica fue y sigue siendo la combatividad de las alumnas, siempre apoyadas por los padres de familia.

Todas las movilizaciones, a lo largo de casi cinco décadas, han tenido relación con acciones y omisiones de las autoridades educativas federales y estatales en torno a comunidades a las cuales siguen desdeñando.

Las alumnas forman parte de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México, a la que están adheridas otras importantes normales, entre ellas la de Ayotzinapa, Guerrero, ubicada a escasos 25 kilómetros de Chilpancingo. Por si ustedes no lo saben, allá estudian jóvenes originarios de Morelos.

Es la única normal rural en la vecina entidad, entre 22 planteles similares, y otro de sus sellos principales es la solidaridad que siempre ha otorgado a las luchas de la Normal Rural “Emiliano Zapata” de Amilcingo.

Este lunes 9 de septiembre de 2019 arribaron a Cuernavaca alrededor de 300 alumnas provenientes de la multicitada normal de Amilcingo, presuntamente para recordar a Vinh Flores Laureano, pero definitivamente con el objetivo de ejercer presión sobre las autoridades de Morelos a fin de conseguir más prebendas para el plantel.

Sin embargo, a fin de conseguir transporte gratis hacia la capital morelense, las estudiantes normalistas, desde el fin de semana anterior, secuestraron autobuses pertenecientes a varias empresas, siendo la Estrella Roja la más afectada, así como todos los operadores que fueron privados de su libertad. Todo esto, empero, no es nada nuevo pues se ha repetido durante décadas.

¿Consiguieron sus objetivos las “amilcingas”, tras reunirse con funcionarios estatales? No se sabe con precisión, pero lo tangible fueron dos cosas: el comportamiento irregular e ilegal de las jóvenes (respaldadas por varoncitos dispuestos a todo), y el caos vehicular que provocaron al bloquear importantes vialidades de Cuernavaca.

------------
loading...

(Visited 13 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook