CHRISTOPHER LANDAU: ¡DURO Y A LA CABEZA!

¡GRACIAS A DIOS ES VIERNES!
26 de junio de 2020.
Eduardo Ángel Cinta Flores

En los meses de mayo y junio tristemente he despedido para siempre a familiares y amigos, cuya partida fue originada por el nefasto COVID19, ayer me comunicaron que el amigo Beto Becerril está enfrentando al virus, primero Dios la librará como lo hizo otro amigo Miguel Lucia, ¡aguas Rabin estuviste muy cera del Secretario de Hacienda Arturo Herrera y está contagiado!

Confieso que he pecado al ignorar los avisos y las señales de lo riesgoso que es salir irresponsablemente del confinamiento, a ver asuntos personales, de negocios y hasta de reuniones amistosas, otra vez encerrado para evitar la enfermedad, ¡Dios mediante!

Desde que la pandemia de coronavirus fue declarada, motivó un cambio drástico de vida en la Tierra. Gran parte de la población mundial estuvo en cuarentena o en aislamiento obligatorio, mientras las cifras de muertes crecían y siguen creciendo, al igual que las de contagios, que ya suman en la actualidad casi 500 mil fallecidos y más de 9 millones y medio contagiados.

También ha tenido un efecto catastrófico en la economía mundial: millones de personas han perdido sus empleos y el mundo está al borde de su peor recesión económica desde la Segunda Guerra Mundial.

Nuestro país navega por aguas turbulentas, sin rumbo de cómo se debe actuar ante un enemigo tan mortal. Nadie sabe cuánto durará esta crisis ni cómo se saldrá de ella. Las autoridades han creado una confusión en lo referente a “quédate en casa” y “salgan con medidas de precaución” o con la semaforización unilateral al no considerar en la decisión de entrar a la nueva normalidad a los Gobernadores de los Estados.

Al parecer, muchas de las cosas que eran normales hasta hace solo unos meses o semanas atrás, probablemente ya no lo vuelvan a ser. Y Menos si se sigue soslayando lo que dicen tanto las autoridades mexicanas como la Organización Mundial de la Salud, el pico de la pandemia no se ha alcanzado en los países de América latina y hay alto riesgo.

La perspectiva para cuando la pandemia termine y las normas de distanciamiento sociales se relajen, muchas personas seguirán trabajando de forma remota desde sus casas, la tradicional oficina se estaba convirtiendo cada vez más en algo obsoleto. La pandemia de coronavirus solo aceleró radicalmente la línea de tiempo.

Si esto ocurre a gran escala, muchos emigrarán de las grandes ciudades y la vida en las urbes cambiará de forma abrupta. En un escenario como este las empresas tecnológicas tendrán un mayor dominio y crecimiento, pero otros sectores como el hotelero express cuyas instalaciones están planeadas y acondicionadas para brindar servicio de alojamiento temporal a los usuarios, y los restaurantes y bares se verán severamente golpeados al no haber turismo empresarial y el alejamiento de los consumidores habituales.

Sin embargo, en este momento hay todo tipos de análisis y predicciones que intentan entender esta gran crisis que atraviesa la humanidad y que, al parecer, no sabemos cuándo terminará.

En varios comentarios me he referido a la migración que está sufriendo la inversión existente y la que estaba llegando a nuestro país. Las causas han sido diversas, pero todas con un común denominador, se ha aplicado una política equivocada y hasta en momentos equivocados.

Ayer el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau aseveró que no es un buen momento para invertir en México, ¡duro y a la cabeza!, debido a los cambios que el gobierno federal ha implementado para las inversiones nacionales y extranjeras.

Landau indicó que las recientes disputas comerciales de Estados Unidos con China podrían hacer que México tuviera grandes oportunidades en cuanto a inversión, pero señaló que todavía hay problemas para conservar las inversiones ya existentes extranjeras.

El presidente López Obrador estará muy pronto en la Casa Blanca, no la de Peña Nieto, la del presidente de la Unión Americana, si lo hacía en otro lugar, estaría visitando al candidato Donald Trump manifestando su simpatía hacia él y no considerando a Joe Biden, quién por cierto tiene una gran diferencia en las tendencias de voto sobre su opositor.

Hoy, si va a hacer una visita de estado argumentada más allá de dar inicio al T-MEC, al que hasta el momento el Primer ministro Canadiense Justin Trudeau, no ha confirmado su asistencia, dejando sin legitimación un acto que es trinacional. ¿Hoy le pedirá a Trump? “no me ayudes compadre silencia a tu embajador” o bien ¿se pondrán de acuerdo para valorar que inversiones permitirán que se hagan en México? ¿O se retractará de? “Que se escuche fuerte y lejos: México no es tierra de conquista, no van a venir a saquearnos”.

¡Amigos, la semana tiene siete días y ….. Gracias a Dios es Viernes!

------------
loading...

(Visited 33 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook