“CUAUH”, CARRETERAS, INSEGURIDAD, CAPUFE, ETCÉTERA

CINTARAZOS
Guillermo Cinta Flores
Noviembre 27 de 2019

La noche del pasado 13 de noviembre, cuando circulaban sobre la autopista La Pera-Cuautla provenientes de Tepalcingo y con destino a Cuernavaca, el matrimonio del ex rector de la UAEM, Alejandro Vera Jiménez, y la investigadora María Elena Ávila Guerrero, fue secuestrado. El lamentable suceso ocurrió cerca de Oacalco, municipio de Yautepec.

Aunque su rescate se consiguió al día siguiente gracias a un eficaz operativo de inteligencia de la Unidad Especializada contra el Secuestro y la Extorsión, la cual está a cargo de la fiscal Adriana Pineda Fernández, el hecho dio la vuelta al mundo, fundamentalmente porque se trataba de personajes vinculados a la vida académica y, desde luego, a la comunidad universitaria de la máxima casa de estudios morelense. Es decir: el delicado asunto proyectó a Morelos, una vez más, como reducto del crimen organizado, donde la constante es la comisión de delitos de alto impacto.

Sin embargo, más tardaron las autoridades estatales en rescatar sano y salvo al matrimonio Vera-Ávila, que días después en ser secuestrada otra pareja, casi en el mismo tramo de la autopista mencionada, la cual no corrió con igual suerte, pues fue localizada sin vida en Ixtapaluca, Estado de México; ello, a pesar de que sus familiares pagaron el dinero exigido por los secuestradores.

Ayer trascendió, gracias a un informe difundido por el portal Central de Noticias, de nuestro colega Héctor R. González, la gran preocupación existente entre trabajadores de Caminos y Puentes Federales (Capufe), quienes denunciaron que la escasa presencia policiaca en la autopista La Pera-Cuautla permite que grupos del crimen organizado asalten, secuestren y maten a los usuarios de tan importante vialidad que, vale la pena subrayarlo, presenta un retraso de por lo menos ocho años en su ampliación, muchas veces retrasada debido a la oposición de grupos tepoztecos.

Y no es cualquier persona quien denuncia la inseguridad, no solo en La Pera-Cuautla, sino también en otras carreteras de Morelos, confirmando lo que el gobernador Cuauhtémoc Blanco aseguró la semana pasada, en el sentido de que los caminos son inseguros y de que los usuarios deben extremar sus precauciones, pues pueden ser objeto de actos criminales. Quien habló fue el mismísimo secretario general del Sindicato de Capufe, Martín Curiel Gallegos, asegurando que con anterioridad se han presentado asaltos, cerca de La Covadonga, en los límites del estado con Ciudad de México, donde antes estaba el monumento a Morelos. En las inmediaciones de Alpuyeca, municipio de Xochitepec, también ocurren asaltos con demasiada frecuencia. Empero, los secuestros se están repitiendo ya en La Pera-Cuautla.

Martín Curiel Gallegos agregó que las características de la carretera, sumadas a la ausencia de policías, permiten que los plagiarios operen sin ser detenidos.

Dijo textualmente lo siguiente:

“Es un camino angosto de dos carriles, es un camino directo, es de cuota y pues lo que lamento es que la Policía Federal de Caminos no haya demostrado su capacidad a pesar de que mi director general, el ingeniero (Genaro) Utrilla, ha estado solicitando que le envíen más unidades para que esté más vigilada la carretera; pues no, lamentablemente no tiene la posibilidad la Policía Federal, y la Sedena pues tampoco”.

Así las cosas, señoras y señores, ¿quién podrá ayudarnos cuando por alguna necesidad debamos utilizar no solo la autopista La Pera-Cuautla, sino cualquier otra vialidad de Morelos? Es obvio que desde el Poder Ejecutivo, nadie acudirá en nuestro apoyo. Pidamos pues la protección divina, aunque miles de visitantes optaron ya por dejar de venir a este estado ante la grave incidencia criminal.

------------
loading...

(Visited 99 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook