DIPUTADOS: CUIDADO CON MIGUEL ROMANO FUENTES, EVASOR DE IMPUESTOS QUE QUIERE PRESIDIR LA ESAF

PUNTO Y APARTE. Julio 9 de 2019.
Guillermo Cinta Flores

En esta ocasión quiero referirme a la doble moral tan socorrida por infinidad de políticos. Me parece que este grave defecto de la clase política y los grupos gobernantes mexicanos, sumado al doble discurso, ha contribuido a destruir su imagen ante la sociedad entera.

¿Qué es la doble moral? Una apretada definición indica que es un criterio aplicado con mayor rigor en un grupo (o individuo) que en otro; que es injusto porque viola el principio de justicia conocido como imparcialidad, la cual debería aplicarse a todas las personas, sin parcialidad, ni favoritismo.

Aunque la doble moral, por lo general, es una práctica que se condena, su empleo es común. Va ligada a la hipocresía y, tocante a la política, con la mentira.

Desde luego que la vida pública dispone de honrosas excepciones, pero se cuentan con los dedos de la mano.

Hoy por hoy, la administración pública, de cualquier ideología, está infiltrada por hampones institucionalizados que, en algún momento, generaron grandes expectativas de cambio; pero lo que realmente observó la sociedad fue la inexplicable transformación económica de los miembros de las élites gubernamentales.

¿Qué relación tiene este preámbulo con mi tema de hoy? Desglosemos.

La presidenta de la Junta Política y de Gobierno del Congreso local, Tania Valentina Rodríguez Ruiz, ha declarado que no habrá favoritismo hacia ninguno de los candidatos a encabezar la Entidad Superior de Auditoría y Fiscalización (ESAF), la cual depende del propio Poder Legislativo.

Bien por esta posición de dicha legisladora, quien destaca por su congruencia entre el pensar, decir y hacer. Sin embargo, falta por verse si la premisa se cumple o habrá presiones políticas externas para colocar particularmente a alguien en tan importante cargo.

Tania Valentina Rodríguez Ruiz y sus 19 compañeros en el Congreso de Morelos deben tener cuidado con los aspirantes a titular de la ESAF, pero sobre todo en torno a un sujeto de nombre Miguel Ángel Romano Fuentes, quien ha sido exhibido a través de las redes sociales como un experimentado evasor de impuestos.

Hay quien asegura que el tal Romano Fuentes es el favorito de “alguien” para responsabilizarse de la ESAF, ante lo cual yo preguntaría, parafraseando a Juan Gabriel: ¿Pero qué necesidad? ¿Es necesario imponer a una persona desprestigiada, plenamente identificada por los altos mandos del Sistema de Administración Tributaria como delincuente de cuello blanco? ¿Se meterán los diputados locales en un nuevo berenjenal cediendo el paso a las presiones políticas externas?

Habiendo tela de dónde cortar, pues en el proceso de designación del importante funcionario se inscribieron profesionales de sobra conocidos en Morelos, veo aberrante tan solo la posibilidad de que sea importado el multicitado evasor. Y se acorta el tiempo para escoger al mejor titular de la ESAF, sea hombre o mujer, pero nunca el tristemente célebre Miguel Angel Romano Fuentes. El plazo concluirá el 18 del mes en curso.

El evasor de impuestos es licenciado en Contaduría por la UNAM y tiene un diplomado en Ingeniería Financiera. Laboró en la desaparecida SECOFI; fue administrador del Centro Contable de Recaudación, director general adjunto de Servicios de Información y administrador central de Normatividad y Evaluación Informática, todos estos cargos en el Servicio de Administración Tributaria (SAT). Ahí aprendió a cabalidad el tráfico de influencias.

De 2009 a 2013 se desempeñó en la Secretaría de Seguridad Pública Federal, primero como director general de Recursos Humanos y después como coordinador de asesores del Oficial Mayor. Según cuentan algunos enterados, no salió bien librado, estando siempre manchado por supuestas corruptelas.

Del primero de enero del 2015 al 30 de noviembre de 2018 fue asesor de la Dirección General de Administración y Finanzas de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, a nivel federal. Y de diciembre de 2018 a la fecha trabaja en el Corporativo Grupo Salinas SAPI. Es asesor fiscal de quienes deciden contratarlo para evadir al fisco.

En fechas recientes ha circulado un video que probablemente busca llamar la atención de los diputados locales morelenses, a fin de alertarlos sobre la doble moral y el doble discurso de “Mike” Romano Fuentes. Lo puede encontrar en Youtube en este link: https://www.youtube.com/watch?v=Ye8mQPKmuKU

Es evidente la forma en que “Mike” y un cliente suyo de nombre Carlos Bayo buscaron la forma de evadir al fisco.

En resumen esta es la conversación:

– Mi hermano, buenos días, ¿cómo estás?
– Bien Mike, y tú?
– También bien. Te mandé unos correos electrónicos, por eso me urgía que los abrieras. Donde están a cargo 72 mil pesos de impuestos ya.
– Esto está en tus manos Mike.
– Por eso, quería yo amarrar contigo que tú me des luz verde. Setenta y dos de impuestos y nada más estoy sacando todos los préstamos de Rafa Chávez. Ahí necesito con Rafa, cuando se los prestaste en algún momento decir que se los prestaste a él. Hacer un contrato, un convenio de préstamo mutuo. Y cuando te lo regrese, para que tú no tengas pedo… porque es mucho dinero, es mucho dinero eso Bayo. Ya no metas tanta cosa en tu cuenta bancaria cabrón.
– No cabrón ¿Cuándo nos vemos Mike?

Mejor escuchen la conversación completa.

Han de saber ustedes que la charla entre Carlos Bayo y “Mike” Romano Fuentes fue aludida por el columnista financiero Darío Célis el 17 de junio de 2016. Escribió:

“La investigación Panamá Papers evidenció a diversos empresarios mexicanos que construyeron una red de empresas offshore en paraísos fiscales, pero tal parece que Carlos Bayo Martínez, de Tecno Alta Distribución, no aprendió la lección, ya que si se comprueba la veracidad del audio (cuyo protagonista también es Romano Fuentes) se observaría que cantidades millonarias que recibe no pagan el respectivo impuestos al SAT, de Aristóteles Núñez”.

“En el testimonio presuntamente participan el contador público Miguel Ángel Romano Fuentes (MARF), con número de cédula 1610310, y su cliente Bayo, accionista de la arrendadora de autos que tiene como cliente a distintas dependencias como el IMSS de Mikel Arriola y Pemex de José Antonio González”.

Etcétera, etcétera.

Señores legisladores del Congreso morelense: sobre advertencia no hay engaño. Están a tiempo para demostrar congruencia entre su pensar, decir y hacer, sin caer en la retórica de la doble moral y el doble discurso. Miguel Ángel Romano Fuentes no garantiza el profesionalismo, la objetividad, la honestidad y la imparcialidad que se requieren en la ESAF.

loading...

(Visited 1.100 times, 4 visits today)

Comentarios en Facebook