DIRÍA MI MADRECITA: “ASNOS SEÑOR, BUEYES CRISTIANOS”

¡ENTRE SEMANA!
03 de mayo de 2021.
Eduardo Ángel Cinta Flores

Hace días apareció esta nota en los diarios con contenido financiero.

GM, INVERSIÓN EN MÉXICO

Una buena noticia ante la escasez de nuevas inversiones es que General Motors, que dirige en México Francisco Garza, anunció una inversión de 1,000 MDD en la planta de Ramos Arizpe, Coahuila, para producir autos eléctricos, baterías y componentes eléctricos a partir de 2023.

Así mismo el ITAM promociona un curso dentro de una maestría de orden económico denominado:

Pérdida Económica por las Tarifas de Electricidad para Carga de Vehículos Eléctricos en México.

La nota periodística para la presidencia de la república tiene dos vertientes: una positiva ya que tal inversión, conlleva la generación de empleos y el beneficio para la economía en la región de Coahuila en donde se destina el recurso. Al producirse vehículos eléctricos y sus componentes y su respectiva venta en nuestro país, bajará el consumo de gasolina, que no se produce en México y otra negativa, al incrementarse el consumo de energía eléctrica se avizora un incremento en las tarifas de ese fluido o bien que se emita una específica a ese uso, incremento que prevé el ITAM y se prepara para tal contingencia.

En la actualidad cuando se hace la instalación del cargador en CFE, es necesario contratar un nuevo medidor para que la tarifa baje. Tener la batería completa costaría alrededor de 350 pesos, precio que equivale a solo un tercio de lo que se pagaría por tanque lleno de gasolina.

Este escenario se torna diferente al haberse autorizado la iniciativa de reforma a la Ley de Hidrocarburos, particularmente en lo relacionado al título tercero y su reglamentación que rige al mercado de combustibles, tiene la lógica de devolver mercado a Petróleos Mexicanos (Pemex) que según cifras de la Secretaría de Energía se ha perdido 49% en el caso de la importación de diésel, una tercera parte en la importación de gasolina regular y 37% de las estaciones de servicio gasolinero, que ahora realizan privados.

Al no haber progresado la reforma eléctrica, el gobierno federal ha asumido posturas de revancha ante el empresariado que fue el que mayormente se opuso a las modificaciones, sobre todo en el precio.

En nuestro país la entrada de los vehículos eléctricos ha sido lenta por la política de oposición del gobierno por ser un país “productor de petróleo” que basa en él su economía. En 2030, si el mercado se comportará como lo ha hecho hasta ahora, se estima que los autos bajo el esquema híbrido representen casi el 30%. Será necesario que la cultura y las ciudades evolucionen en temas de ecología, para alcanzar un mayor mercado y así llegar gradualmente al uso común del vehículo eléctrico.

Hoy, en nuestro país un número pequeño de autos del mercado son eléctricos, esto quiere decir que todavía son para un mercado muy específico.

En Alemania ya se estableció una fecha límite para el uso de autos de combustión interna, pero que, en América, este será un proceso que tarde más en llegar, sobre todo en México ya que el mercado eléctrico todavía no es tan común. Se estima que sea hasta a partir del 2040 que el vehículo eléctrico represente la mayoría sobre el auto de combustión interna.

Ojalá que el aviso de inversión de la empresa estadounidense no merezca una crítica, “con respeto” del presidente López Obrador como la que hizo durante la cumbre del clima lo que generalmente se habla en privado: “A los tres años ya que tengas tu cultivo, ya tienes tu derecho en automático a una visa de trabajo por seis meses a Estados Unidos. Y tres años después de obtener tu visa de trabajo, con buen comportamiento, ya tienes derecho a solicitar tu nacionalidad estadounidense”, ejemplificó en un mensaje nada correspondiente desde su rancho particular en Palenque.

Las palabras del presidente mexicano fueron interpretadas en la Casa Blanca con sorpresa, rechazó vincular la propuesta migratoria con el plan ‘Sembrando vida’ que impulsa el mandatario mexicano. esa no fue una conversación sobre migración, sino una conversación sobre el cambio climático.

La agenda del clima debió ser considerada por sí misma, por sus propios méritos y cómo avanzar en ella, el gobierno del presidente López Obrador no usó los códigos diplomáticos, más bien, fue un mensaje dirigido al ámbito doméstico y electoral, un radio en el que se siente cómodo el presidente mexicano.

Muy conveniente es que el secretario Ebrard le imponga una guía de ruta al presidente en materia diplomática. Es su responsabilidad. El presidente Biden está tomando muy en serio el tema del cambio climático, anatema para Donald Trump. “Con respeto”, no se puede pedir a Estados Unidos el rediseño de su política migratoria, y de hacerlo, tendría que ser usando los canales diplomáticos pertinentes.

Diría mi Madrecita: “Asnos Señor, Bueyes Cristianos”

Amigos les dejo un saludo con afecto.

------------
loading...

(Visited 56 times, 1 visits today)