EL DELITO DE RESISTENCIA DE PARTICULARES Y LOS “INFLUYENTONES”

PUNTO Y APARTE
Guillermo Cinta Flores
Marzo 12 de 2019

El viernes de la semana pasada se presentó un hecho indignante para la sociedad morelense, cuyo protagonista central fue el sedicente empresario Sergio Sánchez de Paris.

¿Qué sucedió?

En un puesto de revisión implementado por la Comisión Estatal de Seguridad Pública (CES), cuyo titular es el vicealmirante José Antonio Ortiz Guarneros, le fue marcado el alto a una lujosa camioneta que era tripulada por Sánchez de Paris y conducida por un supuesto ex oficial de policía.

Los elementos de la CES simple y sencillamente buscaban cumplir el protocolo de revisión a vehículos con vidrios polarizados. Así lo exigen sus superiores.

Pero más tardaron los guardianes del orden en tratar de cumplir la ley, que el energúmeno Sergio Sánchez de Paris en tornarse el tipo más odioso del orbe.

Entre algunas de las aberraciones que espetó destacan las siguientes:

1.- Es supuesto vecino del gobernador Cuauhtémoc Blanco.

2.- También es brother de José Manuel Sanz Rivera, jefe de la Oficina de la Gubernatura.

3.- En el sexenio anterior regaló patrullas a la Comisión Estatal de Seguridad y es súper cuaterroñas de Graco Ramírez.

4.- Forma parte del “Grupo de los 19”, internacionalmente desconocido.

5.- Y que los uniformados no tenían ninguna facultad para detenerlo y mucho menos para revisar el vehículo.

Se portó majadero, prepotente, agresivo, amenazante y ofensivo con los policías, quienes en todo momento le recordaron que estaban cumpliendo con su deber.

Todo lo anterior fue videograbado, no solo por los policías, sino por el propio Sánchez de Paris, pues esta, la grabación mediante un teléfono celular, se ha convertido en poderosa arma para conseguir impunidad a miles y miles de influyentones y/o delincuentes, pero también en elemento de descargo para los agentes de la autoridad.

Los representantes de la ley y miembros de la Comisión Estatal de Seguridad Pública dialogaron con el chofer, a quien llamaban “jefe”, mientras éste se comunicaba vaya usted a saber con quién. Reiteradamente le preguntaron si llevaba armas en la camioneta, lo cual nunca respondió.

Al final, los dos prepotentes de marras se largaron dejando con un palmo de narices y coraje a los policías estatales, quienes no pudieron cumplir su misión. Por esta y muchas otras razones, los guardianes del orden no lo son tanto, no se comprometen, hacen la vista gorda, les da sordera cuando deben enfrentarse a criminales y/o no acuden a los llamados de auxilio. Tienen temor de ser sancionados si algo va mal.

El sedicente empresario Sánchez de Armas, de alguna forma u otra, más tarde fue “invitado” a reunirse con los mismos agentes a quienes ofreció disculpas. Reconoció que es un sujeto inclinado a la agresión, lo cual pudo constatar gran parte de la sociedad morelense, pues los videos, en los que quedó expuesto al más grande de los ridículos, se viralizó a través de las redes sociales. Ninguno de los medios que se dicen “formales” (en prensa escrita) difundió el hecho.

Los elementos de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) debieron proceder como lo hicieron otros compañeros suyos este lunes contra tres sujetos que estuvieron implicados en un hecho de tránsito, cometiendo además los delitos de resistencia de particulares y ultrajes a la autoridad, amén de las lesiones que esos tipejos provocaron a inocentes en los municipios de Tepoztlán y Xochitepec. Simple y llanamente, los uniformados aplicaron la ley, tal como debieron hacerlo con Sánchez de Paris y su chofer.

El delito de resistencia de particulares está contenido en la legislación penal morelense.

Para configurarlo, los elementos policíacos no solo deben acreditar que el o los acusados se hayan opuesto a las funciones policíacas, como fue el caso de Sergio Sánchez de Paris, sino que además requieren acreditar la violencia moral o física con la cual los presuntos delincuentes pudiesen haber actuado. Desde mi particular punto de vista, el influyentón de marras mereció ser detenido y transferido al Ministerio Público del fuero común. Los policías debieron apegarse al protocolo de revisión y ejecutar la subsecuente detención, pero se apantallaron frente a los desplantes de sus interlocutores.

Lo que vimos en el video a través de las redes sociales contenía evidencia sobre la violencia moral en contra de los policías y la oposición de Sergio Sánchez de Paris a que, como agentes de la autoridad, ejercieran sus funciones. Etcétera.

NUNCA, NUNCA hubiera hecho lo mismo en un puesto de revisión a cargo del Ejército Mexicano. Es decir, además de la resistencia de particulares y ultrajes a la autoridad, también prevaleció la discriminación, sobre lo cual abundaban las expresiones peyorativas en el video.

El Código Penal Federal, en su ARTÍCULO 289, señala lo siguiente: “Al que por medio de la amenaza o de la violencia se oponga a que la autoridad pública o sus agentes, ejerzan alguna de sus funciones, que se realicen en forma legal, o resista el cumplimiento de un mandato legítimo de autoridad que satisfaga todos los requisitos legales, se le aplicará prisión de uno a dos años”. Sánchez de Paris y su esbirro pisotearon la ley.

Es indispensable que los guardianes del orden, es decir, todos los miembros de la Comisión Estatal de Seguridad Pública, reciban capacitación sobre el delito de resistencia de particulares, cuando sus protagonistas sean influyentones, de esos que abunda en Morelos. La disculpa ofrecida por Sánchez de Paris no es suficiente, pues los hechos previos dejan profunda huella en los policías, más si acuden a reunirse después con sus ofensores de manera obligada para decirles: “No hay fijón”. Así se presenta la desmotivación.

Es importante subrayar dos cuestiones:

1.- El gobernador Cuauhtémoc Blanco desmintió que tuviera alguna relación con el prepotente Sánchez de Paris. Y lo hizo públicamente a través de su cuenta de Twitter.

2.- El vicealmirante José Antonio Ortiz Guarneros declaró este lunes que la revisión de vehículos con vidrios polarizados se mantendrá en todo el territorio morelense, aplicándose la ley a quien la quebrante.

loading...
(Visited 22 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook