IZZI, SKY y DISH, EMPRESAS ESCANDALOSAMENTE FRAUDULENTAS EN MORELOS….

VIDA POLÍTICA
Por: Felipe Villafaña
Junio 10 de 2019

Desde que entró la digitalización en México dentro de la televisión, vinieron los grandes negocios para dos empresarios: Emilio Azcárraga Jean y Carlos Slim Helú, quienes extendieron su poder y competencia para tener más ingresos económicos.

Actualmente la pugna entre Azcárraga Jean y Slim Helú es tremenda y no importa el costo que tenga, para obtener más millones de pesos a través de los “servicios” que otorgan a los mexicanos con la televisión de paga o de cable.

No es lo único, también con la telefonía casera, celular y hasta con el internet tanto para casa como portátil, que les reditúa más dinero y una mejor posición en la lista de millonarios en el mundo.

Pero si vemos cuál es la calidad que tiene por ejemplo las empresas de Emilio Azcárraga Jean con IZZI, Cablemás, Telecable y otras que tiene en las diversas entidades del país es evidente el pésimo servicio.

No se diga con el costosísimo servicio que tiene concesionado en México y Latinoamérica de Sky, que con la primera caída de tres gotas de lluvia es totalmente infuncional y para los suscriptores es un conflicto.

Lo mismo pasa con la del Grupo Carso o Carlos Slim Helú Dish, que también a pesar de presumir un bajo costo, la realidad es que ahí hasta en la época de calor hay severas fallas.

En telefonía casera pasa lo mismo, las empresas de ambos empresarios son fatales, no hay un servicio adecuado para la sociedad y en caso del menor sismo dejan de operar.

En cuanto al internet, también las fallas son constantes, es común que sea pérdida la señal, sobre todo IZZI que al contratar paquetes también prometen sus promotores ciertos parámetros de megas y al final resulta que son menos de los que cada suscriptor paga.

Con Teléfonos de México, la situación no cambia y menos cuando prometen megagigas y tener una posición más óptima para mejor rendimiento del servicio.

El problema es que también preguntar dónde está la Procuraduría Federal del Consumidor, la Cofetel y otras entidades como la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, para sancionar y obligar a las empresas de Emilio Azcárraga como de Carlos Slim cumplir con los acuerdos firmados con sus clientes.

Un cliente cuando pierde un servicio y llama para pedir el auxilio, los operadores siempre responden a los que pagan: deberán esperar a que haya un técnico disponible, debido a que todos están ocupados.

Hay suscriptores de las empresas como IZZI que llevan días sin tener un servicio, por el que no hay un descuento cuando por problemas climatológicos, técnicos o hasta menores siguen a la espera del técnico.

Sin embargo, el recibo mensual les llega puntualmente, o bien en su cuenta de correo electrónico lo reciben y con el importe como si el servicio fuera de lo mejor, incluso hasta detallado.

Son tantos los abusos de IZZI que hoy piden al cliente su pago sea mediante el descuento en la tarjeta de débito o crédito, ¿por qué? para que puedan facturar como les conviene.

Una de las principales quejas de quienes habían aceptado el descuento directo del plástico bancario es que siempre la empresa aplica cobros de más, como la presunta contratación de más canales o de películas.

No son los únicos en abusar del consumidor en IZZI, también lo hace Sky y Dish, quienes al quejarse no hay respuestas a su favor y menos hay un lugar donde iniciar una demanda por abuso, fraude y lo que resulte.

La corrupción es tan grande en el sector público que la mayoría de los cargos directivos de la Profeco, Cofetel y SCT son personas que mantienen una relación amistosa o laboral con los propietarios de Televisa como Grupo Carso.

En otras palabras, ahora que en México para poder ver televisión es necesario contratar las empresas de cable el cliente debe sujetarse al pésimo servicio que proporcionan, no deben quejarse y su única obligación es pagar mensualmente.

Nadie en este país puede –al parecer ni podrá- hacer que los grandes empresarios deban reparar los daños o perjuicios que causen a quienes contratan sus servicios, porque hasta entre sus empleados tienen a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Es una triste realidad de México y en perjuicio de la sociedad, porque con el dinero de los mexicanos, los millonarios de este país se hacen más millonarios y hasta compiten con extranjeros, pero a costa del trabajo del connacional.

Ahí está IZZI y Dish, claro ejemplo de la extorsión simulada o disfrazada hacia sus consumidores, con toda la protección del gobierno federal y no hay nadie que los pare.

A cambio hay que soportar su porquería de servicio que otorgan y no a bajos costos, ni con las promociones que ofrecen. En calidad de mientras, como dicen mis paisanos “chinguen a su madre”. Por hoy es todo, nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx por nuestras redes sociales @Vida_Politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA

loading...

(Visited 336 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook