LA INÚTIL GUARDIA NACIONAL Y EL VACÍO EN LA CES TIENEN A MORELOS ARRODILLADO ANTE GRUPOS CRIMINALES…

VIDA POLÍTICA
Por Felipe Villafaña
Septiembre 11 de 2019

Desde el primero de julio que llegó la Guardia Nacional a Morelos, solamente es de presencia, de darse sus roles en las calles, pero solamente a ciertas horas en las que visitan bares, restaurantes y demás centros nocturnos y luego ya desaparecen.

Ni la presencia de la Policía Federal ha sido efectiva en la entidad, porque no hay la vigilancia solicitada, cuando menos en los municipios donde hay un mayor número de crímenes o bien el famoso toque de queda impuesto por la propia sociedad, al verse desprotegida de las corporaciones policíacas.

El asunto, es grave porque el único proyecto que tiene la Comisión Estatal de Seguridad, es pedir más dinero para sobrevivir con el mismo número de elementos policíacos, pero sin plantear un verdadero programa de seguridad.

Tan mal estamos en el rubro de seguridad pública, que hasta el diputado local presidente de la respectiva comisión, Marcos Zapotitla Becerro, asegura que le corresponde al gobierno federal el tema.

Sin embargo, la realidad es que desde la CES, su titular, José Antonio Ortiz Guarneros, todo lo ha apostado para que sea resuelto por la Guardia Nacional, sobre todo en los delitos de alto impacto en donde la entidad está situada entre los primeros cinco lugares.

La falta de creatividad de Guarneros es tan grande como su desconocimiento territorial y filosófico del estado, que sus habitantes por la condición de ser de la Marina, pensaron que el veracruzano traería un súper proyecto para disminuir el alto índice de seguridad.

En estos momentos, ya la sociedad desconoce a quién acudir para tener seguridad incluso dentro de sus hogares, ya sea adquiriendo un arma de manera ilícita, con perros y trampas que impidan sigan los robos en las viviendas.

La inseguridad pública es un tema que el sector empresarial lo trae en boca, porque no hay elementos para invertir y cada vez las organizaciones criminales avanzan en delitos como la extorsión.

En nuestros días, un 90 por ciento de los comerciantes que cumplen con sus obligaciones fiscales, contratan personal y todavía padecen la crisis económica del país están bajo el asedio de la delincuencia.

Los datos negros son cada vez más fuertes, porque para muchos de los empresarios bajo la extorsión por pago de derecho de piso el incumplimiento en dejar de otorgar los recursos económicos exigidos significa muerte.

No son los únicos, un gremio que también es atacado, lo es el del transporte público que ha obligado a los concesionarios y choferes buscar otras actividades, porque aun cuando hay la denuncia pareciera que dentro de la Fiscalía General del Estado hay complicidad con los delincuentes.

De ahí que la Guardia Nacional siga sin funcionar, porque la CES no le opera ni para abrir camino ya es una oficina meramente administrativa que requiere de dos mil millones de pesos, como ampliación presupuestal para el año en curso, presuntamente para modernizarse.

Y es evidente que en las comunidades como en la región poniente de la entidad, la Guardia Nacional no les funciona, tanto así que prefirieron hacer caso al toque de queda y evitar salir por temor de alguna agresión por parte de los grupos delictivos.

La Policía del Mando Coordinado es una caricatura para la sociedad, son como el Gorgory (el policía de Los Simpson) que prefiere desconocer lo que pasa en el estado, porque tampoco cuentan con el arma, los chalecos antibalas ni la capacitación para enfrentar la delincuencia.

De la Policía Federal cuando sale, está resguardada detrás del Ejercito Mexicano y nunca van al frente, quizá por miedo o porque su papel para el que fueron creados fue otro.

El asunto es que también la Guardia Nacional cuenta con escasos elementos en la entidad, insuficientes para generar certidumbre social en Morelos y no es la panacea para regresar la tranquilidad de antaño.

El problema es que nadie dentro de las esferas del poder ha entendido que para que la Guardia Nacional funcione, desde la CES es requerido un titular que conozca a fondo al estado, que tenga un programa de trabajo y no sólo sirva para estirar la mano.

Con base a ello y un acercamiento con la sociedad es probable que la Guardia Nacional funcione, que no sea únicamente de presencia como actualmente está en la entidad y haya una verdadera coordinación también con los municipios, quienes en su mayoría desconocen sus autoridades qué es la prevención del delito.

Y mientras eso sucede, nuestros jóvenes lamentablemente son asesinados en la vía pública, los agresores huyen sin problemas y el C-5 sigue sin funcionar, los asaltos en los restaurantes a los propietarios, empleados y comensales son a toda hora del día, pero también la vida nocturna está acabada como los empleos que generó hasta hace unas décadas.

Lamentable y deprimente es hoy el estado de Morelos, porque quienes se alquilaron para darle seguridad están escondidos en sus oficinas, en sus hogares repletos de guardias personales y mientras que la sociedad se joda, total ellos en unos años acaban su paso por las oficinas y se van del estado, incluso en algunos casos hasta del país.Por hoy es todo, nos leemos el viernes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx,por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA

------------
loading...

(Visited 25 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook