LA PERSEVERANCIA, UNA VIRTUD; LA TERQUEDAD, SU REVERSO…

¡GRACIAS A DIOS ES VIERNES!
05 de julio de 2019.
Eduardo Ángel Cinta Flores

Ya ha pasado un año desde la elección del presidente de México Andrés Manuel López Obrador, su estilo de gobierno populista y un tanto radical demuestra un desdén a las instituciones democráticas y una palpable inclinación al nacionalismo que impuso Luis Echeverria en los años 70 y que hizo mucho daño al país sembrando la debacle que se sufrió con López Portillo y De la Madrid.

La destrucción del Estado como lo conocemos es la aniquilación de las instituciones, es el riesgo que corre el país con las acciones de gobierno que nos recuerdan lo que dijo el presidente hace más de una década tras perder la elección federal: “¡Al diablo las instituciones!”

López Obrador ha sido un político opositor de los anteriores gobernantes, no les perdonó sus errores y hoy capitaliza el descontento que él genera al culpar de todo lo que se está enfrentando al no implementar sus ideas con planeación y consenso, y si con las dudosas votaciones a mano alzada que motiva para tener la afirmativa a sus decisiones.

El discurso de AMLO sigue siendo una retórica de campaña, repetitivo de lo que va a hacer, acabar con la corrupción, la reforma de la reforma, la cancelación de pensiones presidenciales, reducción de gastos preferentes, la critica a las descalificaciones de las agencias internacionales de calificación crediticia, soslayo a las observaciones de analistas especializados, particularmente de los analistas económicos, etc., etc.

Los indicadores dicen la realidad que la terquedad trata de minimizar.

El reconocimiento presidencial a los problemas que agravan al país, economía, inseguridad y salud, es un paso esperanzado, deseo, para su solución o por lo menos su atención.

S&P Global Ratings recortó su pronóstico de crecimiento para la economía mexicana en este año a 1.3%, mientras que para 2020 lo recorta a 1.8% con perspectiva de inestable.

Las modificaciones del gobierno en la economía descobijan la realidad de la cuarta transformación: introspectivamente convertir a México en una isla para su desarrollo. Lo demostró plenamente al no asistir al Foro Económico del G20 en el que pudiera haber establecido mejores negociaciones con Trump y abierto nuevas alternativas de mercado con China particularmente y no estar haciendo intentonas con Marcelo Ebrard, al que por cierto le conviene que AMLO lo ponga como ajonjolí en todos los moles postulándolo así, a la candidatura presidencial.

El descenso de la violencia homicida que se habría registrado en abril se revirtió en mayo. El mes cerró con un promedio de 96 asesinatos diarios, un incremento respecto a los 93 del mes anterior. Con ello el primer semestre del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador cierra como el de más violento registrado: 17 mil 500 personas asesinadas.

Se le hizo bolas el engrudo con la transformación de la Policía Federal a la Guardia Nacional, debieron haber planeado la liquidación del personal y la contratación de aquellos que voluntariamente se agruparan calificando positivamente para su admisión. Es cierto que existe mano negra y que una menor parte de la corporación estaba echada a perder, sin embargo, no hay que olvidar que ese ente nace bizarro, su origen fundamental de creación fue el Ejercito Mexicano que como dice Andrés Manuel, es pueblo uniformado y no merece la denostación general.

El caso de la Salud atribuirlo a: la desaparición del Seguro Popular, el despido de personal en el ISSTE y en el Seguro Social y el grave problema creado en el abasto de las medicinas al centralizar su adquisición y la logística de entrega. Al carecer de planeación no se ha obtenido el remedio y el trapito.

Insisto, el Proyecto Alternativo de Nación es un buen ideario, no obstante, antes de hacerlo realidad, AMLO debe obligar a su gabinete a planear la forma de implementarlo ya que no se ha cumplido para convertirse en la Cuarta Transformación,

Debemos reconocer que el presidente es perseverante, la perseverancia es una buena virtud, la terquedad que es su reverso, puede ser un defecto con consecuencias negativas en alguien con poder.

Amigos la semana tiene siete días y ……. ¡Gracias a Dios es viernes!

------------
loading...

(Visited 25 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook