NOS SUMAMOS A LO QUE CUERNAVACA NECESITA

ANÁLISIS
Por Guillermo Cinta Flores
Lunes 3 de mayo de 2021

Este lunes 3 de mayo, a nombre de Ciudadanos Independientes Organizados, Edgar Vargas Santiago se pronunció públicamente a favor de Jorge Argüelles para que sea el próximo presidente municipal de Cuernavaca. La adhesión de este grupo al candidato de los partidos Morena, Encuentro Social y Nueva Alianza reviste particular trascendencia en este proceso electoral por diversos aspectos.

Primero, Vargas Santiago es un arrojado dirigente político que en esta elección tomó el difícil camino de buscar ser candidato a la alcaldía de la capital de Morelos por la vía independiente. Sin embargo, los complicados escollos de la actual legislación electoral, que promueve la partidocracia y es totalmente hostil hacia las candidaturas independientes, y las tremendas adversidades derivadas de la pandemia para hacer campaña le frustraron esta pretensión. No obstante, en el curso de esta aventura este joven cuadro mostró un capital político que ya quisieran tener muchos partidos y candidatos que hoy proliferan como nunca antes en la historia de Morelos. Por tanto, la suma de Vargas Santiago y lo que representa fortalecen la condición de puntero que Argüelles tiene en esta contienda electoral.

Segundo, la grave problemática (fallas en el suministro de agua potable, inseguridad y crisis económica, entre otros grandes desafíos) que azota a Cuernavaca es profunda y compleja. Esto significa que sacar adelante a nuestra querida ciudad demanda necesariamente del apoyo decidido de las autoridades federales y estatales. Históricamente hemos sido testigos de cómo los diferendos políticos de las autoridades municipales con el gobierno del estado, con el consecuente y entendible distanciamiento de las autoridades federales que evitan quedar en medio de este tipo de disputas, solo han traído funestos resultados para la capital morelense. Y hoy más que nunca queda claro que el ayuntamiento no podrá por sí solo sacar adelante a esta ciudad.

En este sentido, Vargas Santiago, sin mezquindad ni chauvinismos regionalistas, expuso un argumento irrefutable para sustentar su pronunciamiento: Jorge Argüelles es el único candidato que tiene el nivel de interlocución necesario tanto con el mismísimo presidente Andrés Manuel López Obrador, como con el gobernador Cuauhtémoc Blanco para sacar adelante a Cuernavaca. Todos los que estamos pendientes del acontecer político de Morelos sabemos de la magnífica relación que Argüelles tiene con ambos personajes. Fuera de él, cualquier otro candidato que ocupase la alcaldía corre el riesgo de estar enfrentado o al menos distante de las autoridades estatal y federales con los enormes costos para Cuernavaca que ya conocemos. Vargas Santiago, a quien conozco desde sus albores en la política morelense, identifica a plenitud las épocas en que todos los presidentes municipales han estado enfrentados con el mandatario estatal en turno, amén de que ninguno tuvo nexos con el gobierno de la República como para tocar puertas y se las abrieran.

Tercero, en el fondo el pronunciamiento de Vargas Santiago pone en duda la mera oriundez como requisito para hacer un buen gobierno en Cuernavaca. También históricamente hemos visto que el desempeño de gobernantes en Cuernavaca y en Morelos (en algunos casos muy destacado y en otros muy deplorable) no tiene nada que ver con su lugar de origen. Solo recordemos que Lauro Ortega, sin ser morelense (era originario de CDMX), sigue y seguirá siendo recordado como uno de los mejores gobernadores que ha tenido nuestro estado. Yo mismo he sido testigo de cómo, por ejemplo el crimen organizado, se arraigó en sexenios presididos por paisanos míos. Y a las pruebas me remito.

Por el contrario, la posición de Vargas Santiago alude a la capacidad como el atributo más importante a valorar de los candidatos. En este aspecto, queda claro que Argüelles ha sido un eficaz operador del proyecto de AMLO para sacar adelante en la Cámara de Diputados las iniciativas más importantes de la llamada Cuarta Transformación.

Y eso es precisamente un factor esencial que Vargas Santiago ha considerado para sumarse a Argüelles: su capacidad política y de gestión. Desde luego, anticipándome al canibalismo y la mezquindad de quienes se proclaman como los adalides del regionalismo, les aseguro que Edgar será objeto de cuestionamientos, a los cuales está acostumbrado, pues conoce también muy bien la verdadera esencia de esos “morelenses”.

------------
loading...

(Visited 14 times, 1 visits today)