OMAR GARCÍA HARFUCH: LA CONEXIÓN CON MORELOS

CINTARAZOS
Por Guillermo Cinta Flores
Sábado 27 de junio de 2020

Omar Hamid García Harfuch, el Secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México que casi pierde la vida este viernes 26 de junio durante un atentado en la capital mexicana, es paisano morelense, pues nació en Cuernavaca el 25 de febrero de 1982. Actualmente tiene 38 años de edad siendo hijo del finado Javier García Paniagua, así como de María Harfuch Hidalgo, nombre verdadero de la actriz María Sorté. Su abuelo fue el extinto general Marcelino García Barragán, Secretario de la Defensa Nacional en el periodo 1964-1970 (con Gustavo Díaz Ordaz) y gobernador de Jalisco en 1943.

Antes de encabezar la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch estuvo en la jefatura de la Policía de Investigación de la Procuraduría General de Justicia (hoy Fiscalía) de la capital mexicana y fue Coordinador de Inteligencia del Gabinete de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum. Entre otros operativos, contribuyó a la captura de líderes de grupos criminales como “La Unión Tepito” (“El Jamón”) y de “La Anti-Unión” (“El Tortas”).

Durante su paso por la Agencia de Investigación Criminal se capturó, bajo su gestión, a líderes de primer nivel del narcotráfico, entre ellos Dámaso López Núñez (“El Licenciado”), líder del cártel de Sinaloa que fue extraditado a Estados Unidos y quien declaró en Nueva York en el juicio contra El Chapo.

García Harfuch coordinó la captura del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, en Guatemala, y la de Roberto Borge, ex gobernador de Quintana Roo, en Panamá.

¿Dónde estudió y cuál ha sido su trabajo?

García Harfuch es licenciado en Derecho y Seguridad Pública, pero además cuenta con estudios acreditados por instituciones de Estados Unidos de la Administración de Control de Drogas (DEA), la Academia Nacional del FBI, la Universidad de Harvard, entre otras. Estuvo asignado a la División de Gendarmería para apoyar en el diseño del despliegue de dicha área y la puesta en marcha de sus operaciones. También asumió el cargo de Titular de la División de Investigación de la Policía Federal y fue titular de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República, ahora Fiscalía General de la República.

Como ya se indicó líneas atrás, es hijo de la actriz María Sorté y Javier García Paniagua, quien fungió en vida como director general de la extinta Dirección Federal de Seguridad y la Lotería Nacional para la Asistencia Pública, y murió en 1998 víctima de un infarto.

EL VÍNCULO CON MORELOS

García Paniagua radicó en Cuernavaca a comienzos de la década de los años setenta, pues fungió como delegado general del Comité Ejecutivo Nacional del PRI. De alguna forma u otra, el también ex presidente del CEN de dicho instituto político y ex titular de la desaparecida Secretaría de la Reforma Agraria (ahí buscó ser candidato del PRI a presidente de la República), se arraigó en Morelos. En consecuencia fue aquí donde nació el ahora Secretario de Seguridad Ciudadana de Ciudad de México.

La actriz María Sorté es conocida por sus grandes protagónicos en telenovelas y sus participaciones en teatro. Es recordada por su trabajo en producciones como “Soltero con hijas”, “Corazón que miente “, “Que te perdone Dios” y “Amor bravío”, entre otras. Al introducirse en 1974 al mundo del espectáculo, cambió su nombre de María Harfuch Hidalgo a María Sorté, como es conocida actualmente. La actriz de 65 años estuvo casada con Javier García Paniagua por varios años hasta el día de su muerte, en 1998. Juntos tuvieron dos hijos: Omar y Adrián, quienes a su vez por el lado paterno resultan ser nietos del general Marcelino García Barragán, exgobernador del Estado de Jalisco y Secretario de la Defensa Nacional de 1964-1970.

Sin embargo, derivado de otro matrimonio de su padre, Omar García Harfuch tuvo medios hermanos, entre ellos Javier García Morales, asesinado el 6 de septiembre de 2011 en calles de la colonia Providencia de Guadalajara, ciudad socorrida por el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), al cual el propio García Harfuch atribuyó el atentado del viernes. Javier García Morales fue ejecutado afuera de un café situado en la avenida Providencia, al cruce con la calle Bogotá, de la capital tapatía.

Algo caracterizó en vida al medio hermano de Omar García Harfuch: sus vínculos con el crimen organizado.

En 1988 fue publicado el libro “Desperados: los barones latinos de la droga y la guerra que América no puede ganar”, de la periodista estadounidense Elaine Shannon, escrito como una extensa investigación sobre el asesinato de los agentes de la DEA Enrique Camarena Salazar y Alfredo Zavala Avelar, acaecido en 1985.

La periodista documentó que durante el primer trimestre de 1980, bajo los auspicios del gobierno norteamericano, empezó a gestarse una acción encubierta denominada “Operation Cargo” para detectar bandas de roba automóviles lujosos en el sur de California. Las primeras indagatorias apuntaron hacia importantes comandantes de la extinta Dirección Federal de Seguridad como cómplices de aquella red criminal.

En noviembre del mismo año varios patrulleros arrestaron a dos mexicanos sospechosos de haber robado un automóvil. Proporcionaron información al FBI sobre una extensa organización que conseguía centenares de Jaguars, Jeeps, Porsches y otros carros lujosos, para después, con modificaciones en su apariencia, entregarlos a personajes mexicanos importantes o venderlos en países sudamericanos.

Dos agentes del FBI, Norman Zigrossi y Robert Montoya, idearon un plan para infiltrar al segundo en la banda. Los informantes del FBI y Montoya instalaron cámaras y micrófonos en una residencia de Chula Vista (algo así como “Los Tabachines” de Cuernavaca), suburbio de San Diego. Durante la compra-venta de una hermosa camioneta Volkswagen Van se implicó a 13 destacados oficiales de la Dirección Federal de Seguridad como principales líderes de la banda, entre ellos Esteban Guzmán y Javier García Morales, hijo del entonces presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Javier García Paniagua.

Aquellas indagatorias también se orientaron hacia Miguel Nassar Haro, director de la DFS desde 1977. Este personaje vivió muchos años en Cuernavaca. Algunos jefes policíacos de Morelos fueron “hechura” suya y laboraron en la Procuraduría General de Justicia a finales del sexenio 1994-2000.

Un reportaje del periodista morelense Julio Aranda, aparecido en la revista “SUR Proceso” en 2001, indicó que desde 1997, la Unidad Especializada contra la Delincuencia Organizada (UEDO) descubrió una banda de ladrones de autos de lujo que operaba en Morelos, aunque sus ramificaciones se extendían a cuando menos cinco estados. Los vehículos eran cambiados por cocaína en Guatemala y Nicaragua, droga que después ingresaba por tierra al país para ser vendida desde el Distrito Federal. Dicho trabajo se relacionaba con la aprehensión de algunos roba automóviles lujosos que, al parecer, eran la punta del iceberg.

Agregó la investigación de Julio Aranda:

“Según las indagatorias de la unidad dependiente de la Procuraduría General de la República, la banda estaba encabezada por familiares directos de Javier García Morales, hijo del ex titular de la Dirección Federal de Seguridad, Javier García Paniagua, fallecido hace tres años, ambos relacionados en diferentes épocas y circunstancias con narcotraficantes”.

De acuerdo con el expediente de la UEDO, consultado por “SUR Proceso”, un nieto de García Paniagua, Juan Paniagua, era parte vital de la organización delictiva, al igual que David Pérez Castañón (“El Reagan”), propietario de giros negros instalados para “lavar” el dinero obtenido de los coches robados, y William Ruiz del Hoyo (abogado extinto), de quien la PGR también obtuvo antecedentes que lo situaban como abogado en Morelos del cártel de Juárez, cuyo principal líder, el extinto Amado Carrillo Fuentes, empezó a residir en esta entidad desde noviembre de 1993.

“Pero, extrañamente, las averiguaciones quedaron inmóviles luego de que Jorge Carrillo Olea dejó la gubernatura morelense en mayo de 1998. La Policía Federal Preventiva quiso reactivar dicha investigación en 1999, pero se topó con la negativa de las autoridades estatales. Uno de los datos en las indagatorias establece que Juan Paniagua y Pérez Castañón poseían residencias en el exclusivo fraccionamiento ‘Los Tabachines’, de esta ciudad”.

La implicación de parientes del finado Javier García Paniagua en la delincuencia organizada de Morelos fue reconocida en su momento por el primer procurador general de Justicia en el sexenio de Sergio Estrada Cajigal (2000), José Luis Urióstegui Salgado.

------------
loading...

(Visited 966 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook