PARO UNIVERSITARIO

POR LA LIBRE
Ignacio Cortés Morales
Octubre 9 de 2019

1.- Un paro universitario que debe llevar autocrítica, de lo contrario será otro más de los que se hacen a menudo, en donde sólo se lleva como ingrediente la protesta, y hasta puede ser fundada, pero sin el aporte que hace distintas las cosas, es decir, que lleve la ida de la propuesta que parta de la autocrítica, de los errores y excesos financieros que se dieron, incluso, sabiendo que se estaba cerca del precipicio, y las autoridades de las universidades pensaron que con gimotear un poco, se tendrían los respaldos para que se subsanara la situación, pero las cosas fueron cambiando y siguió sin ponerse atención, pues, al final del punto, llegarían los dineros federales y a seguir en el mismo ambiente.

El gobierno nunca se atrevería a dejar colgada de la brocha a una universidad y vendría el dinero y todos felices, pero sin corregir errores de ningún tipo, siempre igual en el proceso enseñanza aprendizaje, y en las finanzas, ni se diga; muy escasa presencia de la institución universitaria en la vida pública, social, económica y política en el entorno, es decir, las universidades pocas veces eran punto de referencia en lo artístico, cultural o en la investigación, y es que lo positivo que en la vida universitaria se hacía, ahí se quedaba, poca difusión y fuego efímero, y se sabía de las protestas, justas casi todas, pero del regreso de beneficios del estudiantado a la vida comunitaria, poco, sin la fuerza que se requiere ni la continuidad, y las excepciones quedaron registradas en buen lugar.

Talento, en las universidades, lo hay, entusiasmo igual, pero no siempre estuvo bien aprovechado, y en la gran mayoría no se tuvo el vínculo con la parte empresarial, con la finalidad de que los jóvenes, al egresar tuvieran trabajo o la capacidad como para abrir su propio negocio y ser empleador, en un ingreso a la vida productiva rumbo al éxito.

Las universidades se midieron en cuanto a su capacidad para admitir alumnos, y sólo se llegó a hablar de cuántos se titulaban o no, pero de ser los referentes de la vida de las comunidades, bien poco, y vendría la pregunta, entonces ¿para qué la tanta inversión?, sobre todo si el egresado se emplearía en actividades no propias de su carrera, o, peor, en tareas que se pueden realizar sin siquiera pisar una institución del nivel superior, lo que debe ser frustrante para los que conducen el proceso universitario, y no se hizo ni se hace gran cosa para remediar la situación, dejando la impresión de que era imposible lo que se hiciera, que, al final, no se tenía el remedio ni el milagro de mejorar el método.

Ahora las universidades están en quiebra, y la culpa es de todos, menos de las propias instituciones, nadie habla de que fue creciendo la plantilla, igual que la matrícula, y no en pocas ocasiones con carreras que dondequiera se tenían, con lo que, más que ser las universidades, fueron fábricas de desempleados, y, pese a la evidencia, poco se hacía para que se remediara el caso, y las finanzas fueron deteriorándose, hasta que, ahora, no se tienen recursos ni siquiera para finalizar el año, y hablo de la universidad de Morelos.

**********

2.- ¿Con Hugo Manzo como secretario de acción electoral del tricolor mejorará el partido en Morelos?. Es una pregunta seria, así que contestar en ese tenor, mis señores.

**********

3.- En Ecuador el pueblo está demostrando que no hay gobiernos imposibles de derrocar, todo es cuestión de tiempo y de gran esfuerzo, pero siempre se triunfa.

**********

4.- Gabriela Bañón está próxima a dejar el cargo, así que no queda más que esperar que los progresistas tomen el poder, aunque la dirigente del SNTE no quita el dedo del renglón imponer a su incondicional.

------------
loading...

(Visited 22 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook