PRESUPUESTO 2020 EN MORELOS… A SACAR AGUA DE LAS PIEDRAS

CINTARAZOS. Octubre 2 de 2019.
GUILLERMO CINTA FLORES

Algún día comenté en torno a Alejandro Villarreal Gasca, hoy secretario de Hacienda en el gobierno de Morelos, que le había tocado bailar con la más fea, destinado a sacar agua de las piedras, entre las pocas que le quedaban. Cuando fungió como titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación del Estado durante el sexenio del panista Marco Adame Castillo, Villarreal llevaba varios años administrando la pobreza.

No me cabe la menor duda de que el actual Secretario de Hacienda continúa enfrentando un escenario de crisis financiera, siendo una de sus misiones estoicas la de pagar los platos rotos de la compleja estructura financiera nacional cuyas líneas programáticas son trazadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), dependencia de la cual proviene más del 95 por ciento del Presupuesto de Egresos de nuestra entidad federativa, según volvemos a constatar en el Paquete Económico 2020 entregado la víspera por el gobierno estatal al Congreso morelense. Su monto es el mismo de 2019: asciende a 26 mil 800 millones de pesos. No tiene variaciones, que tampoco se observan en las partidas de las dependencias estatales, incluida la Comisión Estatal de Seguridad, a la cual se le mantendrán los mil 200 millones de pesos del presente año.

Con Villarreal Gasca y demás funcionarios de la Secretaría de Hacienda del Estado siempre se repite la historia de quien culpa al cartero por llevar malas noticias.

Es algo “normal” (esta palabra va entre comillas) que los funcionarios encargados de las finanzas estatales en todo el país se sitúen frente a los vaivenes de los precios internacionales del petróleo y el comportamiento de los más importantes agentes económicos de los Estados Unidos de Norteamérica. Dependiendo, como ya se dijo, de las participaciones federales, frecuentemente sufren sobresaltos al percibir que las ministraciones no llegan completas o simplemente no aparecen. Y lo peor todavía no surge, dentro de un contexto macroeconómico caracterizado por el falso optimismo y autocomplacencia de Andrés Manuel López Obrador, empecinado en recortar importantes programas sociales para sostener la estructura electoral que le garantice a Morena su hegemonía en el Congreso federal en los comicios intermedios de 2021.

El gobierno de Morelos sigue padeciendo las mismas presiones que hace un año; entre otras destacan la crisis financiera de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, el Paripassu de Subsistemas de Educación Media Superior y Superior, las prestaciones a docentes y jubilados del Instituto de Educación Básica del Estado de Morelos, no reconocidas por la SEP; los recursos no regularizados que se han otorgado al sector Salud y el dinero para pensiones y jubilaciones.

Sumen ustedes la problemática económica de los 36 municipios de Morelos, dependientes al ciento por ciento de las participaciones federales y estatales. Para nada les son suficientes los ingresos propios por concepto de registro civil, licencias comerciales, permisos, multas de tránsito, etcétera.

No tienen dinero para realizar algunas obras públicas de mediana importancia, como tampoco lo tendrá el Ejecutivo estatal.

Desde hace varios años se ha postergado una profunda reforma constitucional en materia de coordinación fiscal de la Federación con los estados. Me parece que las asignaturas pendientes siguen latentes en cuanto a la estructura financiera de los gobiernos estatales y municipales, en su relación con la Federación, que se queda con casi el 100 por ciento de cada peso recaudado.

------------
loading...

(Visited 47 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook