TAXISTAS: UNA ZONA CRIMINÓGENA DE MORELOS

CINTARAZOS. Julio 19 de 2019.
Guillermo Cinta Flores

El Valle de México, es decir la zona metropolitana de la entidad gobernada por Claudia
Sheinbaum Pardo, a diario es escenario de feminicidios y desapariciones de mujeres, en su mayoría jóvenes. Y casi siempre están relacionados los automóviles sin itinerario fijo, o sea los taxis.

Sin embargo, la problemática también se ha presentado en otros estados de la zona centro del país, incluyendo al nuestro, a Morelos. Infinidad de taxis están siendo utilizados para la perpetración de delitos, de menor a mayor envergadura.

Este preámbulo me lleva a recordar lo ocurrido el 21 de junio de 2012 en Cuernavaca cuando, durante un operativo relámpago, agentes de la Policía Federal que viajaban a bordo de dos camionetas detuvieron para su revisión a tres taxis sobre la calle Galeana, casi esquina con Hidalgo, en pleno centro cuernavacense.

La escena fue vista por propios y extraños al filo del mediodía. Ya se imaginarán ustedes la expectación generada por el asunto.

Después de supervisar los vehículos, varios efectivos policíacos abordaron los vehículos de alquiler, dos de ellos con placas de Cuernavaca y el otro de Jiutepec, procediendo a retirarse. Desde luego, los conductores de las unidades fueron detenidos. El operativo hizo recordar anteriores momentos cuyos principales protagonistas, dentro del contexto de inseguridad y violencia aún prevaleciente en Morelos, han sido taxistas. Obviamente, la detención se debió a que los operadores de las unidades estaban vinculados a delitos contra la salud.

Dentro de la victimología, el trabajo puede ser un factor importante. Hay ocupaciones plenamente riesgosas y como ejemplos típicos pueden citarse las siguientes: policías, repartidores de mercancía, cajeros de banco, cobradores, algunas profesiones ilegales (prostitución, apostadores, etcétera) y los taxistas. Sin embargo, muchos de estos últimos se han pasado al lado de los malos. Su ámbito laboral, por lo tanto, se convirtió en una zona criminógena.

Para nadie en Cuernavaca y otras regiones morelenses es un secreto la participación de un número indeterminado de trabajadores de automóviles de alquiler en actividades ilegales, mismas que pueden ir desde el simple incremento tarifario sin autorización oficial, hasta la violación sexual y el narcotráfico, pasando por el robo a casas-habitación. Al disponer de un enorme escenario para desempeñar sus funciones (las calles), ¿quién sospecharía de que un taxista pudiese estar participando en un acto criminal?

El combate a las famosas “tienditas” o expendios de drogas por parte del gobierno federal y la Comisión Estatal de Seguridad Pública propició el uso de otros sistemas de narcomenudeo. Algunos distribuidores emplean taxis para comercializar su mercancía.

El uso de vehículos del servicio público de pasajeros sin itinerario fijo como medio para hacer llegar producto a los consumidores se ha extendido cada vez más, a tal grado que el creciente número de trabajadores del volante en posesión de enervantes está preocupando a propios y extraños.

No obstante, la sociedad no percibe una adecuada política pública para frenar el problema, ni la coordinación entre las corporaciones estatales y municipales de seguridad pública y la Secretaría de Movilidad y Transporte a fin de crear un depurado padrón de permisionarios y trabajadores del volante. Este método para el narcomenudeo resulta difícil de detectar pues, debido a las características de su oficio, los taxistas circulan a lo largo y ancho de Cuernavaca y otras ciudades importantes de su zona conurbada sin ser detectados cuando realizan las transacciones.

Los especialistas en criminología aducen que la cercanía con una zona criminógena produce una zona victimógena. La primera es aquella donde se producen los sujetos antisociales; ahí es donde aprenden, se reúnen y se refugian. La segunda es donde ejercen y que, por la abundancia de bienes, la escasa vigilancia y hasta la oscuridad, ofrece condiciones propicias para la victimización. Así se tornó el gremio taxista donde, desde luego, existen sus honrosas excepciones.

loading...

(Visited 62 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook