URGEN MÁS RECURSOS A LA FISCALÍA Y COMISIÓN ESTATAL DE SEGURIDAD

CINTARAZOS
Guillermo Cinta Flores
Octubre 4 de 2019

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE, 2018), el 40 por ciento de las víctimas de algún delito no denuncia por considerar que es una pérdida de tiempo o porque es un trámite largo y difícil y 18 por ciento porque siente desconfianza hacia la autoridad o por el trato hostil en las agencias del Ministerio Público.

Lo anterior no es completamente cierto, porque desde mi particular punto de vista, el 40 por ciento de personas que no denuncia por angas o mangas ante la comisión de algún delito, es demasiado bajo. Me atrevo a asegurar que el porcentaje es mayor al 90 por ciento. Y no es exageración, sino la dramática realidad. Un 97-98 por ciento de los actos ilegales, sea cual fuere su naturaleza, queda impune.

Los morelenses nos la pasamos escuchando a las autoridades pedir a la población que se acerque a las instancias ministeriales y presente su denuncia. Es cierto: cuando esto sucede en un caso de secuestro y extorsión, hay probabilidades elevadas de que el desenlace sea positivo, debido al nivel de profesionalización, investigación y equipamiento tecnológico de que dispone la Fiscalía Especializada en Investigación de Secuestro y Extorsión de la Fiscalía morelense, mejor conocida por las siglas UECS.

En el caso concreto de los extorsionadores, el Código Penal de Morelos es severo en cuanto a los castigos a dichos criminales, pero el problema sigue siendo que las víctimas no denuncian por temor a represalias, sobre lo cual, desafortunadamente, abundan los ejemplos: desde incendios de negociaciones, hasta el asesinato de los empresarios que se negaron a pagar el famoso “derecho de piso”.

Por otro lado tenemos el conflicto que representa para los ciudadanos la sensación de que “no pasa nada”.

La falta de confianza de los ciudadanos en sus autoridades provoca que la mayor parte de los delitos permanezca en la denominada “cifra negra”.

La Unidad Especializada en Combate a la Extorsión y el Secuestro, mejor conocida por sus siglas UECS, a cargo de la fiscal Adriana Pineda Fernández, se ha anotado infinidad de éxitos con la detención de secuestradores y extorsionadores, para lo cual necesitó la denuncia de los afectados.

Sin la intervención inmediata de las autoridades, sean federales o estatales, es imposible detener a los delincuentes involucrados. Las autoridades respectivas deben tomar conocimiento y lograr la aprehensión de los criminales, preservando la integridad física de los denunciantes.

Pero la UECS, al igual que otras instancias de la Fiscalía General de Morelos, requiere recursos. La impunidad se deriva de la falta de investigación y detenciones. Tal como se encuentra actualmente, la institución a cargo de Uriel Carmona Gándara no cumple a cabalidad con su función constitucional. Ya veremos cómo le va a esa institución y también a la Comisión Estatal de Seguridad, cuyo titular es el vicealmirante José Antonio Ortiz Guarneros, en el Presupuesto de Egresos 2020 del gobierno estatal. Al parecer, no tendrán incrementos sustanciales.

------------
loading...

(Visited 129 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook