URGENTE TERMINAR CON ABUSOS Y COSTUMBRES DE AUTORIDADES Y COMUNIDADES COMO ACAPATZINGO, XOXOCOTLA, OCOTEPEC Y AHUATEPEC…

VIDA POLÍTICA. Julio 19 de 2019
Por: Felipe Villafaña

Uno de los grandes temas que tiene el Congreso local y los Cabildos por resolver son el regular o, de plano, quitar los usos y costumbres en las comunidades indígenas o algunos pueblos rurales, porque están convertidos en un verdadero asunto de abusos por costumbres.

No se trata de quitar cierta autonomía a las comunidades autóctonas, sino hacerlas entender que hay una ley y debe impartirse por igual hacia todos y como pueblos organizados debemos acatarla.

Hoy por esos abusos y costumbres hay comunidades como Xoxocotla que cuando tienen algún problema, quieren dinero hasta para darle de comer al perro, llegan a Cuernavaca a bloquear y destruir.

Ahora el conflicto está en el ejido de Acapantzingo, en donde su presidente intenta imponer su ley sobre todo, amenaza, extorsiona y pretende generar beneficios económicos para su persona.

Las agresiones y amenazas hacia el presidente municipal capitalino, Antonio Villalobos Adán, por parte del rufián y extorsionador “dirigente campesino” van en contra del pueblo, porque el alcalde es un representante popular.

El que hoy el presidente ejidal pida derecho de piso para que sean sometidos a revisión los bares y chelerías instalados sobre la carretera que conduce al recinto ferial, es un evidente acto de extorsión y hoy está calificado como delito grave, de prisión.

Pero no es lo único, también está el bloqueo al recinto ferial de Cuernavaca y el cual es propiedad de los habitantes de la Ciudad de la Eterna Primavera, no de los ejidatarios a quienes bien o mal en su momento les pagaron por sus tierras.

De hecho, cada vez que hay una feria en el lugar los ejidatarios salen a extorsionar al ayuntamiento, porque no solo se quedan con el dinero del estacionamiento.

La extorsión y amenazas que mantienen contra el alcalde Antonio Villalobos Adán no son un acto que debería pasar desapercibido, que debe hacer trabajar al director jurídico del ayuntamiento y la propia Síndico Municipal, Marisol Becerra, para iniciar la denuncia penal correspondiente, porque van en contra de un miembro del Cabildo.

Los ejidatarios han creado momentos de tensión en todo el pueblo de San Miguel Acapantzingo y generan violencia, para obtener privilegios personales y que no es a favor de volver a sembrar alimentos en las tierras que el Estado Mexicano les regaló para ello.

Actúan como si fueran delincuentes organizados, cobran derecho de piso a residentes de la zona, propietarios de salones de baile y los bares, botanas y demás negocios instalados por particulares.

De ahí la urgencia en terminar con los abusos y costumbres de algunos pueblos, para que la ley pueda ser aplicada hacia quienes suelan excederse en sus funciones.

La extorsión y amenaza hoy fue al alcalde de Cuernavaca, mañana será al gobernador Cuauhtémoc Blanco y a más autoridades, porque los señores solamente piensan en su beneficio personal.

Que recuerden las palabras del Presidente de la República Lázaro Cárdenas del Río cuando creó los ejidos y comunidades para los campesinos: son para que le den de comer al país, para que desarrollen sus pueblos y también generen un mejor futuro hacia sus familias. Las tierras son suyas, pero también del Estado.

Pocos saben que la Ley Agraria generada en el año de 1935 está basada en los ideales del General Emiliano Zapata Salazar y del Profesor Otilio Montaño Sánchez con el Plan de Ayala.

La justicia social para los verdaderos campesinos que diariamente cultivan alimentos y otros productos ciertamente no ha sido pagada en su totalidad, no así para los grupos de ejidatarios que hoy solamente están dedicados a amenazar y extorsionar.

El mismo mensaje va para Ocotepec y Ahuatepec, en pueblos donde su ronda de vigilancia también comete abusos contra la población, sobre todo visitantes, a quienes además de privarlos de su libertad también los extorsiona.

En ambos poblados es necesaria la entrada de la Guardia Nacional, terminar con los vicios de la vigilancia vecinal y darle entrada por el bien de las comunidades, que hoy enfrentan asaltos, robos y otros delitos del orden federal.

Es necesario que también los habitantes de las comunidades o pueblo indígenas acepten los cambios, porque serán para disminuir el índice delictivo y recuperar los espacios públicos perdidos.

Eso, sin duda alguna, generará inversión, empleo y desarrollo en todas estas comunidades que realmente ya no son rurales, que merecen formar parte –sin perder su esencia y tradiciones- de todo el municipio y el estado.

La nueva retrospectiva social y el cambio de régimen de gobierno permite a Cuernavaca buscar un nuevo orden de gobierno, eso lo quiere el alcalde Antonio Villalobos Adán.

Por ello, los ejidatarios amenazadores y extorsionadores deben tener consciencia de que si en el gobierno le va mal a Antonio Villalobos Adán, ellos también quedarán en su inopia social, en su ignorancia y quienes lo pagarán y a un costo de vida muy alto son sus hijos.

La reflexión es terminar con los usos y costumbres de las comunidades, que no significa acabar con sus tradiciones ni sus ideologías, creencias, manifestaciones y fiestas milenarias.

Al contrario, la ayuda de esos pueblos con la sabiduría de vida de sus habitantes en plenitud debe ser aprovechada por los gobernantes, por las autoridades auxiliares y hasta por la sociedad.

Mientras por los perjuicios causados al pueblo de San Miguel Acapantzingo, todo el peso de la ley hacia esos ejidatarios amenazadores y extorsionadores de la autoridad municipal. ¿Y el fiscal “pistolitas” dónde anda?. Por hoy es todo, nos leemos el lunes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx por nuestras redes sociales @Vida_Politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA

loading...

(Visited 19 times, 1 visits today)

Comentarios en Facebook